dimecres, 22 d’agost de 2012

Hepatitis, tuberculosis y VIH, las plagas de los 'sin techo'

Pasamos por su lado casi sin mirar, pero ahí están. Cada noche, y cada día, en muchas esquinas de las ciudades miles de personas 'adoptan' una acera por hogar. Y, aunque muchos no quieran saber nada de ellos, su salud tiene trascendencia para todos. Los datos de un estudio muestran que la incidencia de hepatitis C, VIH y tuberculosis en los 'sin techo' es mucho mayor que en la población general y, de no establecerse medidas preventivas y sanitarias, su enfermedad puede afectar gravemente en la salud pública, es decir, convertirse 'oficialmente' en un problema de todos, aunque moralmente ya lo sea. Se estima que aproximadamente hay unos 100 millones de personas 'sin techo' en el mundo, de las que unas 30.000 están en España. Casi la mitad de las personas sin hogar son extranjeros, la mayoría sin papeles, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Diferentes estudios han mostrado que estas personas tienen numerosos problemas de salud como trastornos mentales y enfermedades infecciosas que les conducen a una mortalidad cuatro veces mayor que el resto de la población. Para conocer mejor cuál es la incidencia de problemas tan graves como la tuberculosis, la hepatitis C y la infección por el virus del sida (VIH) entre estas personas, investigadores del Instituto Karolinska en Estocolmo (Suecia) y de la Universidad de Oxford, Reino Unido, han llevado a cabo una revisión de 43 estudios sobre este tema en una población de 63.812 individuos sin hogar, también conocidos como 'homeless'. La mayoría de estos estudios estaban realizados en Estados Unidos y Reino Unido, de ahí que los autores no extrapolen sus datos a otros países e insistan en la necesidad de llevar a cabo investigaciones similares en otros países de medianos y bajos recursos. De esta manera, se observó que en Estados Unidos la prevalencia de tuberculosis entre la población 'sin techo' era al menos 46 veces mayor que en el resto de la población y la prevalencia de hepatitis C era cuatro veces superior. En Reino Unido, en cambio, era la hepatitis C la que más afectaba a estas personas, siendo su prevalencia 50 veces superior en comparación con el resto de la comunidad, mientras que la de la tuberculosis era 34 veces mayor. En cuanto al VIH, su prevalencia oscilaba, según los estudios, entre una y 20 veces más que la de la población general estadounidense. No hay estudios sobre la incidencia de esta infección en Reino Unido, aunque países como Francia presentan unas cifras más bajas que las estadounidenses, quizás debido a la implantación de diferentes programas preventivos. Planificación y recursos "La principal implicación de nuestros resultados es que la identificación y el manejo de las infecciones debería formar parte de la planificación y desarrollo de servicios para personas sin hogar, que además viene enfatizado por el hecho del riesgo de contagio al resto de la población", señalan los autores en su estudio que ha sido publicado en la revista 'Lancet Infectious Diseases'. Tal y como explica Seena Fazel, investigador de la Universidad de Oxford y principal autor de este estudio, "las infecciones en las personas sin techo pueden conducir a infecciones en la comunidad y están asociadas con la malnutrición, largos periodos viviendo en la calle, y un uso elevado de los servicios sanitarios. Porque hay un gran número de personas sin hogar en algunos países, las mejoras en su cuidado podrían tener un pronunciado efecto en la salud pública". Por este motivo, este especialista y el resto de investigadores del estudio señalan que deberían realizarse más controles que sirvan para detectar la tuberculosis en esta población, ya que en muchos casos no se dan síntomas de sospecha. "Otras medidas incluirían programas de intercambio de agujas y jeringuillas, distribución gratuita de preservativos, y tratamiento relacionado con algunas infecciones como la sarna y otras parasitosis". Didier Raoult, de la Unidad de Investigación de Enfermedades Infecciosas y Tropicales Emergentes, en la Universidad de Marsella (Francia) y autor de un editorial que acompaña al estudio, afirma que es necesario "establecer actuaciones para valorar la susceptibilidad de las personas sin hogar a las infecciones. Estas personas deberían tener acceso a ropa y zapatos nuevos y a instalaciones sanitarias para ducharse [...] La vacunación, y los recordatorios, contra enfermedades contagiosas, como la difteria, sarampión, hepatitis A, hepatitis B y gripe, es crucial, una estrategia que, hasta donde yo sé, no ha sido implementada en ningún país".