divendres, 31 d’agost de 2012

El chocolate podría reducir los accidentes cerebrovasculares

Aquellas personas golosas tienen hoy una buena noticia. Aunque sea con moderación, acérquense a la despensa y dense el capricho de tomar una onza de chocolate, un bombón o una galleta bañada en cacao mientras leen esta noticia. El consumo controlado de cacao no sólo es una alegría para su paladar, sino posiblemente también para su cabeza. Esta es la conclusión a la que han llegado varios investigadores suecos tras realizar un seguimiento durante 10 años a 37.103 varones de 49 a 75 años que se mostraban, en una serie de cuestionarios, más o menos 'chocolateros'. "Les entregamos varios tests en el que les preguntábamos por su estilo de vida, lo que comían y bebían y en qué cantidades. La ingesta de chocolate era una de las preguntas y los resultados han sido llamativos", recuerda Susanna C. Larsson, investigadora del Instituto de Estocolmo (Suecia). Y es que las respuestas vienen a dar un paso más a lo que otros estudios anteriores han ido señalando: el chocolate no es sólo un placer para las papilas gustativas, sino también parece tener beneficios para la salud del corazón y ahora, según publican en la revista 'Neurology', también para reducir los accidentes cerebrovasculares. No todo lo bueno sabe mal Durante su investigación, 1.995 hombres de los que formaban parte del estudio sufrieron un primer ictus en los 10 años de seguimiento. Para descubrir qué diferenciaba a estos caballeros de los que no habían padecido este problema, el equipo capitaneado por la doctora Larsson encontró que había una importante diferencia entre ellos. "Descubrimos que tenían una ingesta de chocolate muy diferente. Entre aquellos que más lo consumían (63 gramos por semana, una media tableta de chocolate más o menos) tenían un 17% menos de probabilidades de sufrir un ictus respecto a aquellos que menos lo consumían", indica la doctora Larsson, que afirma, resumiendo: "La mayor ingesta de chocolate es inversamente proporcional a las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular". Pero para extrapolar estos resultados a una población mayor con problemas cerebrovasculares, los investigadores realizaron un metaanálisis de cinco estudios que englobaban 4.260 casos de ictus de ambos sexos. "Y aquí los resultados respaldaron los del primer estudio, dando resultados parecidos tanto en hombres como en mujeres", indica. "El riesgo de accidentes cerebrovasculares para los individuos que más consumían chocolate fue un 19% menor en comparación al de que no lo tomaban. Por cada aumento de 50 gramos por semana, el riesgo de ictus disminuye un 14%", indica. Chocolate sí, pero con moderación Pero el estudio también añade algunas otras características de los participantes evaluados. Así, entre el grupo de los mayores consumidores se encontraban aquellas personas más jóvenes que tomaban de forma general una dieta variada (salvo por la falta de pescado). Para el catedrático Andreu Palou, director del laboratorio de Biología Molecular, Nutrición y Biotecnología de la Universidad de las Islas Baleares, estos datos también son importantes. "El problema de este tipo de estudios epidemiológicos es que no son concluyentes. Estudian una variable, pero no se puede deducir de ellos que es segurísimo que el chocolate ayuda a evitar los ictus u otros problemas. Hay que saber qué porcentaje de importancia tiene que la gente del estudio que consumía chocolate tuviera además un estilo de vida sana", explica a ELMUNDO.es. En la misma línea se pronuncia la doctora Clotilde Vázquez, endocrina y miembro del centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CiberOBN). "Aunque los datos no sean absolutamente concluyentes, sí que se dirigen por el mismo camino que otros que han aparecido en los últimos meses", explica. "Lo que es cierto es que productos de origen vegetal como es el cacao aportan ciertos ingredientes buenos para la salud, tales como los flavonoides, que son elementos antioxidantes no vitamínicos que tienen un efecto protector contra algunas enfermedades cardiovasculares", comenta esta especialista. Precisamente, la doctora Larsson pone el acento en este componente del que relata algunas de sus mejores cualidades: "Varios ensayos anteriores han demostrado que los flavonoides disminuye la presión arterial o que reducen las concentraciones de colesterol", señala. Pero, ¿qué cantidad de flavonoides es la más beneficiosa? Esta era la gran incógnita de los investigadores, que sabían que el cacao era un producto rico en este ingrediente beneficioso, pero no hasta qué punto. Pero al final varios laboratorios coordinados por Mars Incorporated han dado con la respuesta al aplicar un método de análisis a estos productos. "Distribuímos 14 muestras de diferentes productos con cacao y utilizamos el método de cromatografía líquida [técnica analítica que permite separar físicamente distintos componentes de una solución por la absorción selectiva de los constituyentes de una mezcla]. Con ello, los laboratorios dieron unos resultados parecidos y consistentes de qué cantidades había en cada producto estándar, algo importante para que los fabricantes marquen el nivel de flavonoides que contienen sus productos y ver cuál es la más beneficiosa para la salud", explica la doctora Catherine Kwik-Uribe, autor de esta investigación cuyos resultados han sido publicados en 'Journal of AOAC International'. A pesar de todo esto, los expertos recuerdan que "para prevenir accidentes cardiacos o cerebrales tengamos que comer muchísimo chocolate. Los alimentos naturales son beneficiosos en cantidades moderadas, ya que el chocolate también es una fuente rica de grasas saturadas", finaliza la doctora Vázquez.