dijous, 19 d’abril de 2012

El aumento del mentón, de moda

A las mujeres del otro lado del Atlántico ya no les interesa tanto aumentar su talla del sujetador, reducir 'sus cartucheras' o aplicarse Bótox. Lo que está de moda ahora entre ellas, aunque también entre ellos, es el aumento del mentón o barbilla (mentoplastia), a tenor de un informe que acaba de emitir la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS, sus siglas en inglés). El organismo establece un incremento total del 71% de este tipo de intervenciones en 2011. "Esta tendencia de la cirugía plástica entre todos los principales grupos demográficos es un fenómeno que aparece, en parte, desde que se ha desencadenado un mayor uso de la tecnología videochat, también por el envejecimiento de la generación 'baby-boom' y por un deseo de obtener más éxito en el trabajo", especula Malcolm Roth, presidente de la ASPS. Este especialista insiste en que "la barbilla y la mandíbula se encuentran entre las primeras áreas en mostrar los signos del envejecimiento. La gente está considerando un aumento de la barbilla como una forma de recuperar su aspecto juvenil, al igual que una cirugía de estiramiento facial o de párpados". La nueva 'fiebre', sin embargo, no parece haber viajado hasta nuestras fronteras, tal y como apuntan los expertos consultados por ELMUNDO.es. Jaume Massia Ayala, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECRE), admite: "No hemos notado ningún aumento de las mentoplastias. Los implantes mamarios y la liposucción siguen siendo la cirugía reina en nuestro país". De la misma opinión se muestra Ezequiel Rodríguez, presidente de la Fundación Docente de la SECRE, que insiste en que "las mentoplastias (tanto para el aumento como disminución de la barbilla) se realizan desde que se inventó la cirugía plástica en nuestro país, pero no son las intervenciones más frecuentes. Además se trata de un tipo de cirugía que rara vez se realiza de forma única. Suele practicarse junto con rinoplastias y cirugía de la papada". Es más, en España parece que se está produciendo el efecto inverso al de EEUU. Según, Enrique Pérez Luengo, cirujano plástico del Hospital USP San Camilo (Madrid), "el número de mentoplastias ha bajado al igual que lo han hecho todos los procedimientos estéticos, en estos momentos de crisis. No he observado un incremento de la mentoplastia como técnica individualizada". Cuando se solicita como procedimiento único, "son más los varones, que buscan rasgos faciales más contundentes y marcados. Cuando se trata un procedimiento estético dentro de otro más complejo, las demandantes suelen ser mujeres", agrega el cirujano Luengo. La técnica La mentoplastia de aumento trata de incrementar la proyección del mentón cuando éste está retraído hacia atrás o es muy pequeño. "Normalmente implantamos una prótesis de silicona rígida que bien se introduce por el interior de la boca, lo cual no deja cicatrices, bien por debajo de la barbilla que deja una mínima cicatriz. Se realiza con anestesia local y suele durar una media hora", explica el doctor Rodríguez. La mayoría de las veces, "la mentoplastia es una técnica que forma parte de una estrategia quirúrgica más compleja, como la perfioplastia, que se asocia a rinoplastia, mentoplastia y opcionalmente implantes faciales en el tercio medio facial (pómulos). También se realiza como técnica de rejuvenecimiento junto con distintas modalidades de lifting. En otras ocasiones se lleva a cabo para tratar malfo

rmaciones dentofaciales congénitas, en las que la ortodoncia no es suficiente y se necesita aportar equilibrio a los rasgos faciales", aclara. Según los datos de ASPS, el aumento del mentón "se ha disparado entre los hombres y mujeres estadounidenses de más de 20 años, aunque el mayor incremento se observa en los de más de 40, superando al número combinado de intervenciones de aumento de mama, liposucciones y aplicaciones de bótox, a lo largo de 2011". Concretamente, el aumento ha sido del 71% del total. En las mujeres, del 66% (10.087 intervenciones) y en los hombres del 76% (10.593). Un caso Lizette Stephens, gerente una gran empresa de software de EEUU, a menudo se encuentra 'cara a cara' con personas de todo el mundo. Y aunque a ella le encanta cómo la tecnología la mantiene en contacto con el exterior, no siempre le gusta la imagen que proyecta. "Yo hago un montón de videochats y me di cuenta de que mi papada era muy pronunciada. Realmente me molestó. Quería hacer algo al respecto para obtener un perfil más profundo y más definición en mi área de la barbilla", afirma. Lizette recibió un implante de mentón de Darrick Antell, miembro de la ASPS con sede en Nueva York. "Sabemos que los directores ejecutivos tienden a ser altos, atractivos... gente guapa. Ahora sabemos que estas personas también tienden a tener una barbilla pronunciada. Como resultado de ello, la gente inconscientemente asocia una barbilla más 'fuerte' con más autoridad y confianza en sí mismos", aclara el doctor Antell. Factores como el deseo de una ventaja competitiva en el mercado laboral puede llevar a la gente a considerar una variedad de procedimientos cosméticos faciales. Las siguientes intervenciones que más han crecido en 2011, según la ASPS, son: aumento de labios (49% de crecimiento); implante de pómulos (47%), láser de piel (9%), relleno de tejidos blandos (7%) y estiramiento facial (5%), tal y como detalla el informe del ASPS.