dimarts, 14 de febrer de 2012

Casi un millón de personas trabaja en el sector de las fundaciones en Europa

Alrededor de un millón de personas se encuentran empleadas a tiempo completo en el sector fundacional en toda la UE, mientras que el número de voluntarios supera esa cifra, según datos de la Comisión Europea, que también estima que los activos de las fundaciones en la UE ascienden a unos 350.000 millones de euros y sus gastos anuales a 83.000 millones de euros. Las cifras revelan que el sector fundacional crece, no sólo en términos cuantitativos. En los últimos años viene experimentando, además, un importante crecimiento dinámico, al ser cada vez más frecuente que las fundaciones se involucren en actividades en otros estados miembros de la UE. Sin embargo, las diferentes realidades y legislaciones nacionales obstaculizan en muchos casos la actividad transfronteriza de las fundaciones, plagando el camino de obstáculos fiscales y administrativos, entre otros, que dificultan y elevan los costes cuando éstas quieren trabajar más allá de sus fronteras. Para hacer frente a esta realidad, la Comisión Europea ha presentado esta semana una propuesta de regulación del Estatuto de la Fundación Europea. Michel Barnier, comisario de Mercado Interior, ha sido el encargado de presentarla y ha indicado que "la introducción de un estatuto europeo reducirá los costes y la inseguridad jurídica, además de permitir que las fundaciones disfruten de mayor visibilidad a la hora de promover su actividad y atraer más financiación gracias a una etiqueta europea". Según explica Miguel Ángel Cabra de Luna, director de Relaciones Sociales e Internacionales y Planes Estratégicos de Fundación ONCE, el texto crea una nueva figura jurídica, la "Fundación Europea", que será común en todos los estados miembros de la UE y que convivirá con las fundaciones nacionales. La adopción del Estatuto de Fundación Europea tiene carácter voluntario y se aplicará únicamente a las fundaciones con fines de utilidad pública. Además de demostrar su utilidad pública y desarrollar su actividad en al menos dos estados miembros de la UE, el Estatuto exige un nivel mínimo de activos de 25.000 euros a las fundaciones para poder constituirse en Fundación Europea. La propuesta legislativa de Estatuto de Fundación Europea que se ha hecho pública, constituye el comienzo y no el final de un proceso que lleva varios años en marcha; todavía tiene el texto que pasar por el Parlamento Europeo para su consideración y por el Consejo de Ministros que representa a los gobiernos de los 27 Estados miembro para su aprobación. Tanto el EFC (European Foundation Center) como la plataforma Dafne (Donors and Foundations Network in Europe), de la que forma parte la Asociación Española de Fundaciones, han acogido abiertamente esta propuesta normativa largamente esperada. Recuerdan también que el Estatuto fue respaldado por el Comité Económico y Social en el 2010 y reclaman que tanto los gobiernos nacionales como el Parlamento Europeo adopten el Estatuto de Fundación Europea antes de 2014.