dimecres, 13 d’abril de 2011

La diabetes, el tabaquismo o la hipertensión explican el ictus en jóvenes

El infarto cerebral, el ictus, suele darse en personas mayores. El caso de la actriz Silvia Abascal, que con tan solo 32 años ha sufrido uno, es insólito y atípico. Sólo entre el 4 y 6 por ciento del total de ictus que se producen al cabo de un año en nuestro país afectan a personas de entre 16 y 45 años, según un informe del Hospital Universitario de Gerona José Trueta. En contrapartida, cuando el ictus irrumpe en la salud de alguien joven, evoluciona mucho más satisfactoriamente y apenas hay riesgo de muerte. Los factores de riesgo son varios: hipertensión, tabaquismo, consumo de estupefacientes, diabetes y dislipemia (alteración en los niveles normales de lípidos plasmáticos, fundamentalmente colesterol y triglicéridos). Abascal está ingresada en el hospital Gregorio Marañón de Madrid, después de sufrir el ictus durante su viaje a Málaga, donde había formado parte del jurado del Festival de Cine Español. Los daños directos que puede ocasionar un infarto cerebral depende de la zona del cerebro a la que haya afectado el ictus, que puede derivar en: invalidez, debilidad, parálisis, problemas de equilibrio, problemas de lenguaje (entender, recordar o pronunciar palabras), adormecimiento, problemas de memoria, problemas de razonamiento, disfagia (complicación para comer), incontinencia urinaria, ciclotimia o depresión. El cuadro retrocede total o parcialmente después de un tratamiento adecuado, seguido de rehabilitación física. Por tanto, adquiere especial importancia el seguimiento de programa de rehabilitación, el cual incluye diversas actividades, como terapia física, ocupacional, de lenguaje, ocio y educación para el paciente y familiares. Cabe destacar que después de este proceso a algunas personas se les llega a dificultar caminar, mantener el equilibrio o realizar ciertas labores cotidianas, por lo que pueden encontrar gran apoyo en diversos accesorios, como bastón, andadera, silla de ruedas y aparatos ortopédicos.