dimarts, 15 de febrer de 2011

Aumentan un 470% las páginas web que fomentan la anorexia


El número de páginas web con contenidos que hacen apología de la anorexia y la bulimia ha crecido un 470% desde el año 2006, según un informe de la Agencia de Calidad de Internet (IQUA) y la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB), que alerta sobre el enorme peligro de estos sitios.


El director de IQUA, Álex Fernández, ha destacado que actualmente en un buscador de Internet como Google aparecen alrededor de 500.000 páginas pro anorexia y pro bulimia en menos de un segundo, que el 75% de personas que las consultan es menor de edad y que Internet "está inundada de contenidos altamente perjudiciales para la salud".

También ha revelado que detrás de estas páginas con un contenido tan perjudicial para la salud de los menores hay más de tres millones de entradas, y que ante esta situación "urge tomar medidas para frenar esta información tan nociva y hacer que las grandes plataformas que alojan estas páginas web y las redes sociales se impliquen en la retirada inmediata de estos contenidos".

La apología de la anorexia y la bulimia está proliferando considerablemente a través de las redes sociales como Facebook, Twitter, Hi5 o Tuenti. Además, explica Fernández, "las personas que comparten estos contenidos son como una comunidad sectaria, como una religión que tiene unos anhelos, unos deseos, un vocabulario, un afán de auto ayuda, un estilo de vida y hasta un día de aniversario que tiene como último objetivo la pérdida de peso".

Aumento de los trastornos de la alimentación
El informe constata que el perfil de los usuarios de estos contenidos es en un 95% de los casos chicas que quieren adelgazar a cualquier precio y que se acercan de manera muy peligrosa a este tipo de trastornos.

Según la directora de prevención y promoción de la salud de ACAB, Cristina Carretero, el 6% de las chicas jóvenes y adolescentes de 12 a 24 años sufre un trastorno de la conducta alimentaria y el 11% está en alto riesgo de sufrirlo. Hace seis años, la incidencia se situaba en torno al 4%-5%.

Entre las personas enfermas, entre el 75% y el 80% se cura con un tratamiento médico adecuado y la enfermedad no se hace crónica, pero hay un 10% de los casos en los que la persona tiene un alto riesgo de complicaciones y transtornos funcionales derivados de su estado de inanición.

Ha añadido que estos problemas están creciendo en la población adulta de 30 a 40 años y que esta páginas que hacen apología de la anorexia y la bulimia están creadas por personas enfermas que lanzan un claro mensaje en favor de estas conductas.

Un observatorio para vigilar la red
Al presentar el informe, desde el IQUA se ha remarcado que aunque el año pasado se consiguió cerrar casi la mitad de las páginas de la red con este tipo de contenidos, es necesario un gran frente común entre la sociedad y las grandes plataformas de Internet para impedir la proliferación de estos contenidos en la red.

En este sentido, tanto Fernández como Carretero han hecho un llamamiento para que se ponga en marcha un observatorio en el que estén presentes todos los agentes implicados, como la administración, instituciones, asociaciones, plataformas y técnicos y usuarios, para tratar de abordar de forma conjunta este problema y buscar soluciones que permitan una mejor navegación por la red.

Aunque reconocen que será imposible retirar de la red estos contenidos tan perjudiciales, creen que hay que trabajar para que al buscar las palabras anorexia y bulimia en Internet no salgan primero las que hacen apología de estas enfermedades, sino las que ayudan a abordar esta cuestión desde un punto de vista positivo como '1espejo1000ventanas.com', que tiene detrás a personas que están en tratamiento o que ya han superado un trastorno de la conducta alimentaria.

Al presentar el informe se ha destacado que el papel de las familias es clave en la prevención de estas enfermedades, y que es necesario enseñar a los hijos que Internet es una herramienta útil que puede también ofrecer información peligrosa, y fomentar la autoestima y la satisfacción con el propio cuerpo.