dijous, 11 de març de 2010

España permite ya donar un riñón en vivo de forma anónima

Las personas que deseen donar un riñón en vivo de forma altruista a un paciente desconocido y que estén en buena forma física y psicológica ya pueden hacerlo en España, según informó este jueves el presidente de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz.
Se trata, explicó en rueda de prensa el doctor Matesanz, de la figura conocida como "el buen samaritano", es decir, un ciudadano que se ofrece para donar un riñón en vivo a quien pueda necesitarlo y se ajuste a su perfil.

Hasta ahora, España permitía dar un riñón en vivo sólo a un familiar o a otra persona determinada dentro de la llamada donación cruzada, pero no a cualquiera de la lista de espera que pudiera necesitarlo, como ocurre, por ejemplo, con la donación de sangre.
Según dijo hoy, Día Mundial del Riñón, el presidente de la ONT la decisión de dar luz verde a la figura del "buen samaritano" se adoptó el pasado mes de noviembre en la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial de Salud, cuando se conoció que un andaluz se ofrecía para donar altruistamente un riñón a quien lo necesitara en ese momento.
Tras comprobarse que la legislación española no impide este tipo de donaciones, el organismo competente dio el visto bueno a la medida y ahora se está analizando el caso del ofrecimiento de Andalucía.
Este caso, como todos los demás que se presenten, se estudiarán de forma individual para determinar si son adecuados o no para este tipo de donaciones. Los "buenos samaritanos" deberán así pasar un examen físico y psicológico que demuestre que son idóneos para donar un riñón de forma altruista a alguien que no conocen.
Y es que, insistió Matesanz, los dos requisitos fundamentales que se exigen a los "buenos samaritanos" son pasar un examen psicológico y no conocer al receptor del órgano, que, a su vez, no tendrá tampoco noticias de quién es su donante.
El director de la ONT apuntó que este tipo de donaciones ya se había planteado en España, donde se había rechazado hasta ahora creer que podía haber un riesgo más elevado del que en realidad hay en la donación en vivo, que, subrayó, "es segura y proporciona al enfermo la mejor calidad de vida posible".
Aunque España ha llegado ya al 10% de donación en vivo que se había propuesto, no se conforma y quiere alcanzar ahora la media de la Unión Europea, situada en el 18%.
Matesanz aprovechó el Día Mundial del Riñón para recordar que la donación es la mejor solución para los enfermos renales que puedan acogerse a ella, ya que no todos están en condiciones de someterse a un trasplante.
CIFRAS EN ESPAÑA
Así, aclaró, de los más o menos 23.000 españoles que están ahora mismo sometidos a un tratamiento de diálisis, sólo 4.200 permanecen en lista de espera; el resto no cumple los requisitos para poder recibir un riñón.
Estos 23.000 españoles en diálisis representan más o menos la mitad de los enfermos renales que hay en este país, según indicó el presidente de la Federación Nacional de ASociaciones para la Lucha contra las Enfermedades Renales (Alcer), Alejandro Toledo.
Toledo, como Matesanz y el resto de los profesionales que intervinieron en la rueda de prensa, recordó que este año el Día Mundial del Riñón está dedicado a la insuficiencia renal crónica, ya que se trata de dos afecciones que en muchos casos van de la mano.
Concretamente, una cuarta parte de las personas con insuficiencia renal crónica tienen además diabetes, por lo que la campaña de 2010 del Día Mundial del Riñón hace hincapié en la necesidad de evitar la obesidad, llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio físico moderado y no fumar para disminuir así las posibilidades de tener diabetes y con ello enfermedades renales.