divendres, 9 d’octubre de 2009

La objeción de conciencia del farmacéutico sólo está regulada en tres autonomías

El objetivo de la liberalización de la venta de la píldora del día después es mejorar el acceso a este anticonceptivo de urgencia. Algunos farmacéuticos han anunciado su intención de ejercer la objeción de conciencia para no dispensar el fármaco sin receta médica y últimamente se han creado varias asociaciones que defienden dicha reivindicación. Al mismo tiempo, las organizaciones que ya existían han cobrado nuevos bríos en la defensa de esta postura. ¿Esto significa que las usuarias tendrán que peregrinar por varias boticas hasta dar con una que quiera suministrarles la pastilla antes de que transcurran 72 horas? Probablemente, no. En España hay 21.000 farmacias y más del 90% la ofrecerán.

Todavía es pronto para conocer cuántos farmacéuticos alegarán motivos de conciencia, falta de preparación o información, o bien se excusarán en que el último pedido no les ha llegado. No hace ni una semana que la píldora del día después (cuyo principio activo es el levonorgestrel, comercializado con los nombres de Norlevo y Postinor) empezó a venderse en las farmacias. Sin embargo, no es la primera vez que se plantea el debate; el anticonceptivo de emergencia está disponible en las boticas españolas desde 2001 - eso sí, con receta médica- y hay un pequeño porcentaje de la profesión farmacéutica que nunca ha dispensado preservativos.