dimarts, 24 de març de 2009

La ONCE homenajea a Louis Braille con una visita a su casa museo en París

Un grupo de personas con problemas de visión de varios lugares de España ha viajado estos días a Coupvray, en las inmediaciones de París, para rendir homenaje a Louis Braille, el inventor del sistema de lectoescritura de los ciegos, en su 200 cumpleaños, con una visita a su Casa Museo y a su tumba en la ciudad de la luz.
Con este viaje, promovido por la Delegación Territorial de la ONCE en Madrid, la organización de ciegos españoles ha querido homenajear al inventor del código que desde mediados del siglo XIX permite leer y escribir a las personas ciegas de todo el mundo.

Las 50 personas de España que han viajado estos días a París han pisado la casa, ahora museo, en la que nació Louis Braille el 4 de enero de 1809 y han tocado algunas de las herramientas con las que trabajaba su padre el cuero y con las que el pequeño Braille sufrió el accidente que le dejó ciego a los cinco años.
En la Casa Museo se puede ver todavía una tabla de madera con el nombre del pequeño Braille escrito en letras ordinarias, pero en relieve, que hizo el padre de Louis para que el niño pudiera conocer el alfabeto. además, se guardan libros y otros enseres pertenecientes a Braille, como una pauta para escribir en el sistema que él inventó, o un rafígrafo, que es una máquina con la que escribir las letras comunes con puntos en relieve.
Según informó a Servimedia una guía turística, la Casa Museo de Louis Braille recibe al año a unos 4.000 visitantes de todo el mundo, pero en 2009, cuando se cumplen dos siglos del nacimiento del inventor del braille, se espera que la cifra aumente hasta las 5.000 ó 6.000 personas.
Además de la Casa Museo, el grupo de personas ciegas de España visitó la tumba de Braille en el Panteón de los Hombres Ilustres, donde se trasladaron los restos del inventor del braille años después de su muerte y donde reposan ahora junto a 72 figuras destacadas de la historia, como Voltaire, Rousseau, o Víctor Hugo.
En el pequeño cementerio de Coupvray, donde fue enterrado el autor del código de lectoescritura en relieve, queda sólo lo considerado "más preciado" de Louis Braille, las manos.
Asimismo, el grupo de la ONCE conoció las instalaciones del Instituto de Jóvenes Ciegos de París, donde estudió y ejerció como profesor Louis Braille.