dilluns, 10 de novembre de 2008

Obama dará luz verde a la investigación con células madre en Estados Unidos


Los asesores del recién elegido presidente de los Estados Unidos lo han dejado claro: en cuanto asuma el poder, Obama dará vía libre a la investigación con células madre.
Aunque el demócrata ha reconocido que la crisis económica le obligará a revisar parte de su programa, su equipo ha subrayado que determinadas decisiones, entre las que destaca el impulso a este tipo investigación vetada por Bush, no se harán esperar.

"Hay muchas cosas que el presidente puede hacer usando su autoridad ejecutiva sin esperar a la acción del Congreso y creo que veremos a este presidente hacerlo [...] Él siente que tiene un verdadero mandato para el cambio. Necesitamos abandonar el rumbo que la Administración Bush había puesto en marcha", ha anunciado John D. Podesta, jefe del equipo de transición de Obama en declaraciones a 'The New York Times'.
Levantamiento del veto
En agosto de 2001, Bush aprobó una medida según la cual se establecía que sólo se financiarían con fondos federales proyectos con células madre embrionarias que se llevaran a cabo con las líneas celulares ya existentes hasta el momento. La mayoría de estas líneas resultó inviable para la investigación, un problema que hizo que muchos científicos solicitasen una nueva normativa.
Tanto el Congreso como el Senado estadounidenses aprobaron medidas menos restrictivas; sin embargo, todas se toparon con el veto de George W.Bush.
Durante su campaña electoral, Barack Obama anunció que, si llegaba a la Casa Blanca levantaría el veto impuesto por Bush. "Cualquier oposición a esta norma frenaría importantes avances científicos que podrían beneficiar a millones de americanos con enfermedades crónicas", declaró.
Según publica la prensa estadounidense, entre otras de las prioridades de Obama en materia de Sanidad no sólo está la de llegar a los 45 millones de personas que carecen de seguro médico en el país, sino también acabar con las restricciones al aborto impuestas por la anterior administración.
En 2007, la revista 'The New England Journal of Medicine' publicó un artículo muy crítico con la política de Bush, que en 2003 aprobó una ley que vetaba una técnica para interrumpir el embarazo, lo que muchos consideraron un primer paso para limitar el aborto.