dilluns, 13 d’octubre de 2008

Hasta 10 millones de europeos podrían perder la audición por el MP3 o el iPod


Es complicado no cruzarse por la calle a un peatón con los cascos puestos. Teniendo en cuenta su omnipresencia, la Unión Europea se ha mostrado preocupada por la potencia acústica de estos reproductores de música. Según un comité científico asesor de la UE, hasta 10 millones de europeos corren el riesgo de perder la audición de manera irreversible por escuchar música demasiado alta.

En su dictamen, el denominado 'Comité Científico de los Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados' alerta de que los usuarios que escuchan estos aparatos durante cinco horas a la semana a un volumen alto (superior de 89 decibelios) exceden los límites de ruido autorizados en los lugares de trabajo.
Una exposición durante periodos más prolongados puede causar pérdida auditiva permanente al cabo de cinco años. Esto afecta a aproximadamente entre el 5% y el 10% de los usuarios, es decir, entre 2,5 y 10 millones de personas en la UE, según los expertos.
El dictamen subraya, además, que los niños y los jóvenes no se dan cuenta del daño hasta mucho tiempo después de que éste se haya producido, ya que la pérdida de oído se manifiesta a largo plazo. "El daño no resulta visible inmediatamente ni a corto plazo", ha explicado la portavoz de Protección de los Consumidores de la Comisión, Helen Kearns.
"Me preocupa especialmente que muchos jóvenes, que utilizan con frecuencia reproductores de música personales y teléfonos móviles a niveles acústicos elevados, puedan estar provocándose, sin saberlo, daños irreparables en su capacidad auditiva", ha declarado la comisaria de Protección de los Consumidores, Meglena Kuneva.
"Las conclusiones científicas indican un riesgo evidente y debemos reaccionar rápidamente, sobre todo concienciando a los consumidores e informando al público en general. Además, debemos revisar los controles existentes a la luz de este dictamen científico, a fin de garantizar que sean plenamente eficaces y adaptados a las nuevas tecnologías", ha agregado.
Bajar el volumen y escucharlos menos tiempo
El Ejecutivo comunitario recomienda escuchar estos aparatos a un volumen más bajo y no utilizarlos durante periodos de tiempo prolongados.
Además, la Comisión estudiará si es necesario modificar la legislación comunitaria, que ya que limita 100 decibelios el nivel de ruido de los MP3 y los iPod. Este límite "puede que ya no sea adecuado ahora que los reproductores son más potentes y que se pueden escuchar con el volumen a tope sin perder calidad de sonido como ocurría con el walkman 10 ó 20 años atrás", explicó la portavoz.
Sobre la base de este dictamen científico, el Ejecutivo comunitario tiene previsto organizar una conferencia en Bruselas a principios de 2009 para evaluar sus conclusiones con los Estados miembros, la industria, los consumidores y otras partes interesadas, y para estudiar las medidas que pueden adoptarse en el futuro.
Las ventas de reproductores de música personales se han disparado en los últimos años, principalmente las de lectores MP3. Se calcula que en el conjunto de la UE entre 50 y 100 millones de personas utilizan diariamente este tipo de aparatos.
En los últimos cuatro años, se calcula que se han vendido entre 184 y 246 millones de reproductores audio portátiles y entre 124 y 165 millones de lectores MP3, según los datos de Bruselas.