divendres, 30 de maig de 2008

Los expertos piden al Ministerio de Cultura que se involucre en la lucha contra el tabaquismo


Es difícil proteger a los adolescentes y a los jóvenes del tabaco si los mensajes que les bombardean a diario apuntan a que "fumar está de moda". Así lo cree María Ángeles Planchuelo, presidenta del Comité Nacional Para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), quien ha presentado al Ministerio de Cultura un proyecto cuya finalidad es proteger a los menores de imágenes en las que sus ídolos fuman.

"Se están volviendo a hacer películas en las que los protagonistas fuman. Los programas y concursos de la televisión, como algunos en los que todos conviven en una casa, muestran a sus participantes con un cigarro en la mano. Les estamos diciendo [a los jóvenes] que el tabaco es perjudicial para la salud, pero luego leen artículos en los que aparecen las personas a las que admiran exhalando humo. Los menores pueden creer que se les está mintiendo, que fumar no debe ser tan nocivo", ha insistido la presidenta durante una rueda de prensa celebrada en Madrid con motivo de la celebración, el 31 de mayo, del Día Mundial sin Tabaco. Una fecha que precisamente este año está dedicada a los jóvenes.
Por este motivo, y "valorando que la industria tabaquera se las está ingeniando para llegar a este sector de la población de la forma que sea, creemos que es importante que cuando se ruede una película en la que se puedan visualizar imágenes de tabaco, los productores presenten un certificado que demuestre que no están recibiendo dinero de estas compañías", agrega Planchuelo. Recalca, además, que "hay informes que constatan que determinados actores y actrices han recibido dinero de la industria a cambio de fumar en alguna escena".
A esta propuesta se añade la "exhibición en todas las salas de cine antes y después de la proyección del filme de anuncios que recuerden que fumar es perjudicial para la salud y la prohibición de que las películas subvencionadas con dinero público puedan llevar escenas de tabaco.
Todas estas propuestas están avaladas científicamente, tal y como constatan los datos de un trabajo con 500 escolares de entre nueve y 15 años. "La tasa de fumadores es mayor entre los que reconocen haber visualizado más imágenes sobre tabaco", explica.
El cumplimiento de la ley
Otro de los aspectos en los que la presidenta del CNPT insiste es en "el retroceso preocupante en el cumplimiento de la Ley Antitabaco". Además de las denuncias por su incumplimiento (el Partido de los No-Fumadores ha presentado ya 1.500), los datos de algunas encuestas reflejan que entre el 15% y el 25% de los trabajadores sigue fumando en sus puestos laborales. "Y muchos de estos centros son precisamente hospitales, escuelas y universidades", denuncia la presidenta del CNPT
Tanto ella como Rodrigo Córdoba, miembro del CNPT, recuerdan que a los trabajadores de la hostelería de locales en los que se puede fumar se les está negando su derecho a la salud. Máxime si se valoran los datos de un estudio, en el que ha participado el doctor Córdoba, y en el que se ha medido la contaminación por partículas finas (PM 2,5) en los locales de hostelería de Zaragoza.
"En los pequeños establecimientos de fumadores, la contaminación es veinte veces mayor que en los que no se permite el tabaco. En los locales grandes con separaciones físicas hay menos contaminación en la zona de no fumadores que en la calle, pero en los que estas limitaciones del espacio son funcionales, la zona de no fumadores tiene el doble de partículas contaminantes que la calle", recuerda.
Diferencias entre comunidades
Pese a todo, tanto María Ángeles Planchuelo, como Montserrat Limárquez, subdirectora general de Promoción de la Salud y Epidemiología del Ministerio de Sanidad, reconocen los "efectos saludables" desde la implantación de la Ley. "Un millón doscientos mil españoles han dejado el tabaco y, por primera vez en diez años, el número de chicos y chicas de entre 15 y 18 años que fuma habitualmente ha descendido de forma pronunciada. Mientras en 2003 el 21% de los adolescentes tenía el hábito, en 2007 ya sólo era el 15%. Además, estos jóvenes se incorporarán a sus puestos de trabajo sin que se pueda fumar en las empresas", apunta Montserrat Limárquez.
De hecho, la representante del ministerio reconocido que el departamento que dirige Bernat Soria no estudia en estos momentos modificar la ley antitabaco y ampliar la prohibición de fumar a todos los espacios públicos, como demandan sociedades médicas y asociaciones sanitarias, porque la normativa "es joven" y "necesita tiempo".
Limárquez ha aprovechado su comparecencia para calificar de "lamentable" la "heterogénea aplicación" en todo el territorio nacional, y ha criticado que haya comunidades autónomas que tienen "mayor flexibilidad y laxitud [en su aplicación]".
Para el CNPT, sin embargo, no es suficiente. "Se debe aumentar la vigilancia del cumplimiento de Ley, pero sobre todo nosotros abogamos por seguir el ejemplo de muchos otros países europeos, como Italia, Reino Unido, Francia, Suecia, entre otros, en los que se disfruta ya de una operativa legal y práctica capaz de garantizar que todos los espacios públicos estén completamente libres de humo", atestigua la presidenta del CNPT.