dijous, 10 de gener de 2008

Las clases de salud del robot Robin

A sus 13 años, una de las cosas que preocupa a Ana Laura es quedarse embarazada cuando tenga relaciones sexuales. También saber si le dolerá o no la primera vez. Estas dudas, que "da un poco de vergüenza plantearlas a los padres", puede ayudar a resolverlas su nuevo amigo virtual, el robot Robin. Se trata de una herramienta de Internet, creada por el Ministerio de Sanidad y Microsoft, que se agrega a los contactos del Messenger y orienta a los jóvenes sobre temas de sexualidad y de consumo de alcohol.
"Robin nace para ofrecer a los jóvenes puntos de información sobre salud a través de la herramienta que más usan, Internet. Es un instrumento pionero en Europa y en el mundo", ha declarado durante su presentación en el Instituto madrileño Joaquín Rodrigo el ministro de Sanidad, Bernat Soria.

Este robot, cuyo correo es robin@msc.es, sirve "para lanzar a los adolescentes mensajes claros y directos sobre las enfermedades de transmisión sexual y los riesgos de consumir alcohol, utilizando su propio lenguaje", indica Soria. Eso sí, este lenguaje no reconoce los mensajes abreviados, sino que obliga a escribir las palabras completas y en su forma más correcta, nada de 'jergas'.
Según Rosa García, presidenta de Microsoft Ibérica, "la herramienta se dirige sobre todo a chicos entre 12 y 17 años, pero lo puede usar todo el mundo".
Aunque en una primera fase, Robin está capacitado para responder unas 300 dudas sobre sexualidad y alcohol, más adelante completará la información con respuestas sobre drogas y tabaquismo. "Robin reconoce al usuario y retoma la conversación en el momento en el que lo dejó la última vez", explica García.
"Una de las ventajas de este nuevo programa es que permite a los jóvenes hacer preguntas sobre estos temas en la intimidad, desde el anonimato y sin pasar vergüenza", asegura el titular de Sanidad, quien reconoce que "mis dos hijas, de 14 y 17 años, se comunican mucho por Internet".
Desde Microsoft explican que los robots, como Robin, son programas de software que integrados en Windows Live Messenger dan información en tiempo real sobre temáticas definidas previamente. En este caso, las respuestas de salud han sido elaboradas por el Ministerio de Sanidad junto con la Escuela Andaluza de Salud Pública.
Una ayuda para los padres
Según estudios recientes, 2,6 millones de jóvenes españoles entre 15 y 24 años utilizan Internet. Cada semana, los jóvenes pasan una media de 12,7 horas navegando por la red y el 21% de este tiempo están conectados a Windows Live Messenger, donde cada uno tiene una media de 70 contactos.


Ana Laura, primera por la derecha, y sus compañeros (Alberto Cuéllar)
"Con Robin no pretendemos reemplazar a los padres y educadores, sino ayudarles y proporcionar otro lugar de información para los jóvenes, porque lo cierto es que hablan poco con sus padres de estos temas", asegura el titular de Sanidad.
Ante el posible rechazo que pueda generar en parte de la sociedad las cuestiones abordadas por Robin, que también responde a preguntas sobre la homosexualidad, Soria declara que "el Ministerio lo que hace es dar consejos de salud, no se mete nunca en cuestiones de moral ni hace juicios de valor. Ante una pregunta, Robin contestará desde un punto de vista médico".
Para el ministro, los temas abordados por este software responden a las principales preocupaciones de los adolescentes. En cuanto al alcohol, Soria ha recordado que "los jóvenes empiezan a beber a los 13,7 años y que seis de cada 10 menores consumen alcohol los fines de semana", mientras que en cuestiones de sexo, "el 24% de los chavales tienen relaciones antes de los 16 años".
La joven Ana Laura y sus amigas ven con muy buenos ojos la llegada de Robin y ya piensan agregarlo a sus contactos. Pero no todos confían por igual en este médico virtual. A sus 19 años, Hristo reconoce que "no va a contar con la ayuda de Robin, porque no se me ocurre nada que preguntarle. Creo que es más para pequeños".