dimecres, 19 de desembre de 2007

Una heroína de cómic sensibilizará al público sobre la esclerosis múltiple


Con motivo de la celebración del Día Nacional de las personas con Esclerosis Múltiple, la Federación Española para la Lucha contra la Esclerosis Múltiple (FELEM) ha presentado una campaña de sensibilización con la que quiere llegar a un colectivo mayor y mejorar la información que tiene la sociedad sobre esta enfermedad caprichosa, desconcertante y aún muy desconocida.

Por ello, este año, Felem ha escogido un personaje de cómic como protagonista: la enfermera Esther Lucas, que en los años 70 y 80 conquistó al público con su sensibilidad, y ahora vuelve a estar de actualidad con las “Nuevas Aventuras de Esther y su Mundo”.
En el material de difusión (carteles, folletos, baners para Internet y adaptaciones para medios impresos) el personaje central, de la mano de su ilustradora Purita Campos, explica algunas de las características más importantes de la esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica todavía incurable que se presenta en adultos jóvenes, cuando la vida está llena de proyectos.
Se espera que la originalidad de la propuesta y la difusión del material durante los próximos meses se traduzca en una mayor concienciación social y una mejor comprensión de los problemas asociados a esta enfermedad.
MÁS APOYO
El presidente del Consejo Médico Asesor de la Asociación Española de Esclerosis Múltiple, Guillermo Izquierdo, ha denunciado que esta patología no está recibiendo en España la ayuda necesaria en recursos de investigación y que "no ha sido considerada ni siquiera como una enfermedad de actuación preferente", a pesar de la discapacidad que genera.
"Como neurólogo creo que las enfermedades neurológicas no están recibiendo por parte de la sociedad en general y de las instituciones públicas en particular la atención que se les debe, pero el caso de la esclerosis múltiple es aún mas notable y este colectivo necesita mas apoyo social", declaró Izquierdo. "La investigación básica es imprescindible y debe ser libre, pero la investigación clínica es hoy en día una exigencia vital", continuó el también Neurólogo Jefe de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital "Virgen Macarena" de Sevilla.
A su juicio, en este momento, al menos en lo que a las enfermedades neurológicas se refiere, "no se está asignando de forma equitativa el pastel de recursos para ayudas de investigación, ya que en las últimas convocatorias solo el 15 por ciento de las asignaciones económicas han ido a proyectos liderados por investigadores clínicos".
La situación de la esclerosis múltiple es, para esta asociación, "especialmente lamentable, ya que, a pesar de la gran carga de discapacidad social que produce, no ha sido considerada ni siquiera como una enfermedad de actuación preferente".
Se calcula que en España hay actualmente 45.000 personas que padecen esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica crónica que afecta más a las mujeres que a los hombres y que hace su aparición en plena juventud.
TRATAMIENTO EXPERIMENTAL
La administración de antibióticos como complemento al tratamiento de la esclerosis múltiple podría contribuir a prevenir nuevos brotes de la dolencia entre pacientes que presentan la enfermedad en forma de recaídas y remisiones, según un estudio realizado por la Universidad del Estado de Louisiana (EEUU) que publica la revista "Archives of Neurology".
Un equipo de investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la mencionada universidad hizo un seguimiento de 15 pacientes con este tipo de esclerosis múltiple a los que se les había adminisrado interferon durante un mínimo de seis meses, y que continuaban teniendo síntomas.
Los voluntarios recibieron durante cuatro meses 100 mg diarios de antibiótico como coadyuvante al tratamiento con interferon, y se sometieron a exámenes mensuales con resonancia magnética para detectar las lesiones cerebrales que provoca esta patología. Al final del estudio los investigadores observaron que el número medio de lesiones cerebrales detectado descendía, pasando de una media de 8,8 por resonancia a 4.
Asimismo los participantes también mostraron menos secuelas discapacitantes en los exámenes que evaluaban su estado neurológico, pasando de 3,8 a 2,3, en una escala creciente que iba del 1,5 al 4,5 según la gravedad de dichas secuelas. Uno de los pacientes del grupo tuvo un brote durante el ensayo, y dos experimentaron efectos adversos como dolor muscular y fatiga.